ASUNTO LAS DUEÑAS-MOTRIL

 

A petición del Presidente del C.A. Motril traslado la cuestión planteada en el encuentro del Campeonato de Andalucía por Equipos (Fase de Promoción a División de Honor):

 En torno a las 10.30 horas, algún minuto más, comenzó el encuentro tras haberse anotado las alineaciones en el acta. El árbitro, Félix Ramos Suria, pone en marcha los relojes. Al poco tres de los jugadores motrileños se van a desayunar. Quedan jugando en la sala, Antonio Béjar y Antonio Garaluz. Al oponente de éste le suena el teléfono móvil y sale fuera de la sala, aparentemente para seguir una conversación por su teléfono móvil. Como queda dicho antes, el árbitro ya había puesto en marcha los relojes; incluso Garaluz ya había realizado alguna jugada.

Garaluz reclama al árbitro y éste le responde, pese a lo evidente, que las partidas no han comenzado todavía. Garaluz, verdaderamente molesto por la actitud del árbitro, que ni siquiera amonesta a su adversario, espera a que regresen sus compañeros, uno de los cuales es el capitán-delegado, Jorge Montoro.

A todo esto, ni el jugador motrileño reclamante, ni el árbitro, ha detenido su reloj, pasando 38 minutos hasta la llegada de sus compañeros. En ese momento, Sergio Soto habla por teléfono con el director del Torneo, Ismael Nieto. La llamada se hizo fuera de la sala, con conocimiento del árbitro (ya que éste no avanzaba ningún pronunciamiento). Ismael Nieto recomienda que se anote en el acta la reclamación.

Al final, el árbitro no hace constar la reclamación. Pese a lo cual el equipo motrileño firma el acta.

El C.A. Motril plantea lo siguiente:

a) Desea saber si el árbitro del encuentro es o no titulado, tal y como obligan las normas del Campeonato, a la vista de su ignorancia o de su pasividad o, en el peor de los casos, de su parcialidad manifestada en el cumplimiento de las Leyes del Ajedrez;

b) si en la partida citada debe darse la victoria al jugador motrileño; y

c) cual debe ser alcance reglamentario cuando en el futuro suene un móvil durante una partida o alguien consulte un aparato de comunicación  o una PDA.

Un saludo,

Guillermo M. Barranco